Carta al Director por María Braco Arguibide.

25.01.2015 12:14

Os publicamos la carta que la jugadora María Braco Arguibide ha realizado por la situación de la Selección Navarra de Fútbol Femenino:

 Paracuellos del Jarama (Madrid), 20 de diciembre de 2014. Campeonato nacional de selecciones autonómicas sub-16 y sub-18 de fútbol femenino ¡Sí, fútbol femenino que, como Teruel, también existe! Minuto 25 del partido sub-16 entre Navarra y Galicia. Una de las jugadoras forales se da un encontronazo con una adversaria. Resultado: rotura del quinto hueso de la mano izquierda. La jugadora pide el cambio al notar el dolor. El entrenador la ignora.

Quizás el seleccionador de la sub-16 se había empapado de la filosofía de Martín José Salazar, entrenador de mi equipo, la sub-18, que nos ha dejado perlas imborrables de ética deportiva como éstas: “Que no os engañen, en el fútbol no hay valores”; “la deportividad es ganar”; “si una jugadora del equipo contrario se lesiona y echáis el balón fuera, os sentaréis en el banquillo”. Magníficas enseñanzas de este autotitulado técnico educador para unas chicas menores de edad que acuden a la selección ilusionadas por defender los colores de su tierra y por escalar un peldaño más en el difícil mundo del fútbol femenino. Un seleccionador que ha confeccionado el equipo sin ni siquiera habernos visto jugar en nuestros clubes.

Volviendo al partido, hubo que esperar a que se acabase la primera parte para que ¡los árbitros! se interesasen por la jugadora lesionada y reclamasen la presencia de la fisioterapeuta navarra. Una vez confirmado que la jugadora estaba lesionada, había que trasladarla en ambulancia al hospital, y al tratarse de una menor de edad la normativa exige que vaya acompañada de un adulto. Y aquí surgió un nuevo problema: nadie de los 14 directivos y miembros del cuerpo técnico de la Federación Navarra de Fútbol presentes en el campo se ofreció a subir a la ambulancia. Tuvieron que ser los padres de las demás futbolistas (los de la jugadora lesionada no se encontraban allí) los que diesen un paso adelante. Y solo entonces la coordinadora de las selecciones sub-16 y sub-18 se montó finalmente en el vehículo.

Catorce personas de la federación viajaron con las 36 jugadoras a Madrid. Ni Osasuna viaja tan acompañado. Catorce personas durante los dos días de concentración y para la disputa de cuatro partidos. Catorce personas alojadas en nuestro hotel con las que apenas tuvimos trato; muchas de ellas ni se dirigieron a nosotras, ni se interesaron por cómo estábamos. ¿Realmente hacía falta tanta gente, y más todavía en estos tiempos de crisis y escasez? En mi viaje de estudios, 3 adultos nos acompañaron a 86 estudiantes, por Italia, durante siete días, y me sentí más acompañada. En Madrid eran 14 para 36 jugadoras, y cuando se les necesitó de verdad hubo que esperar 20 minutos a que se dignasen a subir a la ambulancia.

Probablemente esta carta me cueste no volver a la selección, pero para mí es más importante dar a conocer lo que creo que se está haciendo mal. Entiendo que a ciertos niveles, el fútbol es un negocio, pero en estas categorías el fútbol tiene que ser lo que es, un deporte. Y debería estar en manos de personas que lo entiendan como tal y que nos enseñen a disfrutarlo y a mejorar, siempre con el objetivo de ganar pero no a cualquier precio.