Carta de despedida de Leandro Fernández como técnico del Orvina.

29.05.2015 12:00

Leandro Fernández Amado, todo un SEÑOR con mayúsculas en el fútbol sala navarro, se despide como entrenador del C.D. Orvina. Os publicamos íntegramente la carta de despedida del técnico:

23 de Mayo de 2015, otra fecha para enmarcan en mi memoria deportiva, una imagen, una sola imagen se queda en el recuerdo de un año complicado pero inolvidable, la de las jugadoras (verdaderas artífices) llorando de emoción y alegría al conocer los resultados de la jornada y sabedoras de la salvación conseguida a pesar de estar en juego nuestro partido, quedaban 6:05, pero ya daba igual, porque las tensiones acumuladas de las últimas jornadas, daba paso a la liberación de  los sentimientos de las emociones, todas y cada una de ellas convertidas en lágrimas, lágrimas de felicidad, de alegría.

La desolación por las lesiones de las jugadoras en el último tramo de competición, la dejadez de algunas instituciones que deberían representar y defender al fútbol sala y en especial al femenino en Navarra, la falta de recursos para poder afrontar  un proyecto serio en plenitud de condiciones y los últimos resultados poco acordes con el juego y el sacrificio demostrado por la plantilla, se dejaron atrás de un “fogonazo” y se paso a un estado de bienestar y plenitud por la sensación del deber cumplido y de haber logrado el objetivo.

No me cabe duda, que la convicción, LA UNIÓN y la fe ciega de esta plantilla en el club, en el cuerpo técnico, ha sido la clave para este logro.

Atrás quedan grandes recuerdos como el ascenso a División de Honor, la salvación del primer año en la élite con un equipo plenamente navarro, el fantástico año donde las semifinales de copa de la Reina o el sexto puesto en liga fueron hitos históricos para el club, pero nada, nada es comparable con esta temporada.

Tras una reestructuración en la plantilla, en una año donde la apuesta por la cantera fue evidente, subiendo a jugadoras de 15-18 años (Irati, Aiora, Yarima, Irune, Itsaso, Aintzane) , sin experiencia en alta competición, pero con unas ganas e ilusiones enormes por aprender, de crecer deportiva y humanamente,  que entrenaron como las que más, aunque muchas veces no han podido disfrutar de los minutos suficientes, pero nunca han puesto una mala cara, un mal gesto o las que vienen entrenando con el grupo sin poder jugar por la edad, como Iraia, Uxué o Leire, pero que son el presente y el futuro del club.

Con  tres jóvenes jugadoras que era la primera vez que salían de sus hogares (Luci, Patri y Yessica Gascón), con su correspondiente período de adaptación, se identifican plenamente con el proyecto y con el grupo desde el inicio y que junto a Laura Jiménez nos han trasmitido en cada entrenamiento, pero sobre todo tras cada derrota su alegría y su carácter positivo. Nunca, nunca dejamos de ser de Primera, a pesar de lo que decía la clasificación durante muchas jornadas , ya que su esfuerzo y complicidad con el equipo ha sido incalculable, llegando a jugar lesionadas en las últimas jornadas, dándole un valor añadido a la palabra “profesionalidad”. No quería olvidarme de Susana, una jugadora con una extraordinaria calidad, que procedente de fútbol once, le costó acoplarse al sistema de juego, a la estrategía, pero que en esta segunda vuelta ha demostrado lo que es capaz de dar y lo que aún le queda por mejorar.

Pero sobre todo donde las “veteranas” Rebeca, Maialen y Jessica Tena fueron los pilares donde se cimentaron el esfuerzo, el trabajo, el tesón  en cada sesión de entrenamiento, en cada partido, en cada desplazamiento, inculcando unos valores más allá de lo deportivo, unos valores donde el día de mañana, si mis hijos llegaran a practicar cualquier actividad deportiva, me gustaría que recibieran.

Sobran las palabras sobre venir a entrenar desde Zaragoza dos días a la semana, más el dia de partido y a pesar de notarse lejana por la distancia, ha demostrado siempre una dedicación ejemplar y aunque este año las lesiones no le han impedido rendir como ella sabe, Jesica Tena ha estado al pie del cañón en cada batalla por la permanencia.

Y para el final dejamos la mención especial hacia dos jugadoras, dos capitanas a las que solo puedo decir GRACIAS. Rebeca Y Maialen, Maialen y Rebeca gracias por vuestro apoyo y vuestro ánimos en los momentos duros, en los bajones tras alguna dura o injusta derrota, pero sobre todo por ser el espejo donde cada jugadora del club debe mirarse, porque a pesar de tener un año muy complicado a nivel personal, ambas habéis estado siempre dando la cara por el equipo, el club y el proyecto.

No me gustaría despedirme sin agradecer al cuerpo técnico todas esas horas que hemos pasado juntos, con nuestras alegrías y nuestras tristezas, nuestras preocupaciones por mejorar aspectos para que pudiéramos siempre sacar el mejor partido de cada una de las integrantes de la plantilla. A Roberto “el bueno”, por ser la herramienta que mantenía al grupo en plenitud física, con sus “ganchos”, sus cremas y sus sesiones de fisioterapia, para que cada semana afrontáramos los partidos en las mejores condiciones.

A Sergio, por estos años de dedicación a pesar de que esta temporada por problemas personales no ha podido disfrutar todo lo que a él le hubiera gustado, a Oscar y a Yoli, nuestros delegados, que estuvieron cada viaje, cada semana pendiente de los desplazamientos y de lo que necesitábamos en los mismos, los bocatas, las bebidas,…..

Y para el final dejo a Roberto, “el malo” que ha sido desde el inicio mi mano derecha, desde que lo “engañe” para este proyecto siempre ha estado a mi lado, mi consejero y psicólogo, gracias por esas charlas cuando la oscuridad parecía que se cernía sobre nuestro proyecto, nuestro trabajo, pero sobre todo por tu profesionalidad a la hora de preparar las sesiones físicas y mantener a la plantilla en las mejores condiciones posibles con unos recursos limitadísimos.

No quiero finalizar esta nota sin palabras de RECONOCIMIENTO a la gran labor del presidente Javier y de Tatono, que se pelean año tras año para que el equipo pueda salir a competir, para que cada semana las jugadoras puedan tener una pista donde entrenar, jugar y poder desplazarse en las mejores condiciones a los partidos fuera de casa. Que  desde luego la falta de coherencia de algunas instituciones a la hora de valorar este proyecto, la falta de apoyos de empresas y de algunos medios de comunicación, no os detenga y que no os rindáis para seguir buscando colaboraciones o patrocinios, porque como siempre digo el tiempo pone siempre a cada uno en su sitio y tarde o temprano se tendrá que reconocer y valorar en su justa medida este proyecto, serio, coherente y para nada efímero, que llega a su punto clave en esta temporada, puesto que están sentadas las bases de un futuro ilusionante sobre un presente sólido y estructurado de jugadoras navarras, implicadas en la defensa de los colores del club y nuestra querida Comunidad Foral Navarra.

Das las gracias a Lacturale y Gurpea por estos años de patrocinio, a los medios de comunicación que durante estos años nos habéis seguido, apoyado y que no deis la espalda a esta maravillosa disciplina deportiva que está en la élite, que sino el deporte femenino desaparecerá de nuestra Comunidad Foral y que gracias a toda esa gente que nos ha animado, apoyado y seguido porque sin ellos, sin ese aliento no hubiera sido posible tal importante logro.

Y para terminar esta “chapa”,  me gustaría dedicar unas palabras de agradecimiento a mi mujer Idoia, a mis hijos, y mi familia, que me han aguantado durante estos años en los malos momentos, en mis noches sin dormir, en mis días “apagados” posteriores a derrotas, pero que también han disfrutado en los buenos momentos de mis alegrías, porque ellos son participes de todos ellos, de estos nueve años de logros, de duro trabajo y que ahora llega el momento de recompensarlos.  

GRACIAS y solo un humilde consejo para las jugadoras de esta liga, que os hagáis respetar si queréis que este deporte se reconozca como se merece, que para que os respeten los clubes, los equipos, lo primero que tenéis que hacer es respetaros a vosotras mismas, porque si no, siempre será un deporte de “amigas”, injustamente valorado, ya que desde la experiencia de haber sido jugador profesional,  metéis muchas horas, mucho esfuerzo, mucha más dedicación pero al final las pequeñas cosas hacen que todo se vaya al traste y no crezca este deporte como realmente se merece. Seguiremos luchando desde la barrera para que algún día podáis disfrutar de los mismos privilegios que el masculino, pero depende de vosotras, porque debéis aprovecharos de la gente que está al frente de los equipos, muy capacitada para enseñar, dirigir y sobre todo que ama su trabajo, a esos entrenadores y entrenadoras que estáis peleando por seguir creciendo y dando prestigio a esta liga, seguid luchando.