Nueva campaña de "Deporte Sin Insultos".

30.12.2011 16:00

Como bien ya sabeis, en Desde La Banda - Fútbol Navarro colaboramos activamente con la Asociación "Deporte Sin Insultos". Esta semana, su presidente y árbitro de fútbol, don Ángel Andrés Jiménez Bonillo, ha realizado el siguiente manifiesto sobre el lanzamiento de una nueva campaña para concienciar y eradicar comportamientos impropios de personas civilizadas en los campos y estadios de fútbol, tanto en calidad de jugadores como de público aficionado.

El manifiesto es el siguiente:

Después de haber realizado varias propuestas a los diferentes organismos deportivos (http://www.deportesininsultos.com/web/index.php/propuestas-para-organismos-deportivos), siempre sin respuesta, sigo pensando que en ciertos deportes (sobre todo en fútbol) hace falta una campaña seria en la que se reivindique el respeto. Por eso en los partidos que me toque dirigir a partir del 13 de enero de 2012 (soy colegiado de fútbol base) entraré en el terreno de juego con una camiseta en la que se lea RESPETO.

Cualquier árbitro o club que estén de acuerdo con esta propuesta pueden sumarse. Federaciones, comités de árbitros y otros organismos, así como los medios de comunicación y los aficionados en general, están invitados a apoyarla y darle difusión; en definitiva, a hacerla suya, porque esto es cosa de todos. Los valores son siempre cosa de todos.

Para que algo cambie, antes debemos manifestarnos. Hay que invitar a la reflexión. Ese es el objetivo de esta campaña. Sin duda, los jóvenes, que tanto siguen y practican el fútbol y otros deportes, merecen que tratemos de dignificarlos lo más posible (como pasa en tenis, golf o rugby, por ejemplo).

Esta campaña por el respeto puede resumirse en los siguientes puntos:

  • Respeto a los valores del deporte. No es admisible, por ejemplo, que los jugadores traten de engañar al árbitro, pisando la propia dignidad, la del citado juez, la del público y la del rival, por no hablar del infame espejo en el que los jóvenes aprenden a mirarse. Asimismo, no podemos hacer ver a los chavales que vale todo con tal de ganar; el honor está por encima de la victoria. Es más, el honor es ya la victoria. El deporte debe ser sinónimo de educación y crecimiento.
  • Respeto a todas las personas que se dan cita en un encuentro deportivo. No podemos seguir pensando, por ejemplo, que el hecho de pagar una entrada da derecho a insultar a quien queramos. Tampoco son normales (quizá sí habituales, pero no normales) las imágenes de varios futbolistas rodeando al árbitro, e incluso gritando y empujándolo.
  • Respeto a la dificultad que supone la labor de quienes participan en el juego, comprendiendo que el error es parte de la propia naturaleza humana y de la vida, y presuponiendo siempre, por qué no, la buena voluntad de las personas. Si no solemos pensar que un jugador ha lanzado un penalti fuera a propósito, ¿por qué vamos a pensar que un árbitro se ha equivocado queriendo? Es conveniente inculcar a los jóvenes la grandeza de ponerse en la piel del otro.

En definitiva, no creo que sea positivo seguir diciendo por los siglos de los siglos que “el fútbol es así” y cosas por el estilo.  Si queremos, el cambio puede ir sucediendo. Los jóvenes lo merecen y a todos nos vendría de perlas. Porque siempre viene bien avanzar hacia lo que es mejor, como hicieron nuestros antepasados cuando no tenían derecho al voto.