Ejemplar gesto de deportividad del Falcesino ante el Idoya.

06.05.2017 22:30

El gesto se produjo el pasado martes en Funes, ya que el Falcesino está formado por jugadores de ambos pueblos, entre el Club Deportivo Falcesino y el Club Deportivo Idoya, en un partido de Copa Navarra en categoría cadete.

El equipo de Oteiza llegaba al encuentro aplazado muy mermado por diferentes bajas y jugadores, ya tocados, que se fueron lesionado durante el partido. 

Tras comenzar la segunda mitad, uno de los jugadores del Idoya tuvo que retirarse por un dolor estomacal y dejó a su equipo con un jugador menos ya se habían realizado todos los cambios disponibles. Fue entonces cuando el entrenador del Falcesino, Maikel Manchado, dejó que Antonio, uno de sus jugadores, jugase con el equipo rival. Minutos después, y con empate a dos en el marcador, otro de los visitantes tuvo que abandonar el terreno de juego porque se le rompieron las gafas. 

Entonces Osama, otro jugador del Falcesino que se encontraba en la grada sin convocar y vestido con ropa de calle se convirtió en protagonista. Tenía tantas ganas de jugar que pidió a ambos entrenadores que le dejasen saltar al terreno de juego, consiguiendo finalmente su objetivo. Le dejaron unas botas, la camiseta y la pantaloneta del Idoya, y se puso a jugar con los de Oteiza. Con el empate a dos en el marcador, Osama marcó un gol en el último minuto contra su propio equipo para darle la victoria el Idoya.

El conjunto local finalmente disputó el choque con seis jugadores del equipo cadete y doce de categoría infantil, pero ofreciendo un gesto ejemplar en deportividad, educación y de lo que debe ser el deporte en edad escolar.