Más problemas para Osasuna.

25.02.2017 08:05

Al Club Atlético Osasuna se le multiplican los problemas. Además de la pésima situación deportiva; es colista, han pasado varios entrenadores por el banquillo, cuenta con varios jugadores principales de baja y sigue sin saberse quién sustituirá al actual técnico en la dirección deportiva, ahora tiene otros dos nuevos frentes abiertos.

Por un lado, desde la Administración se ha presentado una querella contra el club rojillo por delito fiscal reclamando 257.954,83 euros correspondientes al IRPF de 2013. La Hacienda Tributaria de Navarra considera que Osasuna dejó de ingresar 137.957 euros en distintos importes asignados a empleados, jugadores del primer equipo básicamente; 20.871 euros en retribuciones en especie; 12.891 euros de jugadores de Osasuna Promesas; 54.600 euros por el supuesto pago a una sociedad del ex-jugador Cejudo y 31.633 euros de rentas declaradas exentas por dietas. La querella está en el juzgado de guardia y ahora habrá qué decidir su competencia, y si la misma corresponde al Juzgado de Instrucción 3 donde ya se investiga el delito fiscal.

La propia Hacienda Foral ya presentó en su momento una querella contra el club pamplonés por supuesta defraudación tributaria referida al impago del impuesto del IVA entre 2010 y 2013 y del IRPF del periodo comprendido entre 2010 y 2012, pero se ciñó solo a ese periodo porque cuando activó la querella no había finalizado la inspección de los técnicos en el club referido al IRPF en 2013. El delito por el IRPF se fundamentaba en las cantidades satisfechas en metálico sin ingresar la retención correspondiente y sin declarar tales ingresos en el modelo informativo 190 de cada año y la declaración como “rentas exentas” de cantidades que no tienen tal consideración.

Por otro lado,  esta semana la marca italiana de ropa Diadora, que vistió a Osasuna en las temporadas 2008/09 y 2009/10 y que posteriormente entró en concurso de acreedores y fue absorbida por otra organización, ha reclamado en un juicio celebrado en el Juzgado de Primera Instancia número 6 de Pamplona la cantidad principal de 340.000 euros al club rojillo por un stock de ropa que envió a Osasuna antes de la navidad de 2009 y que no fue abonado. A citada cantidad, la firma reclamante añade 199.997,82 euros en concepto de intereses de demora por el tiempo transcurrido hasta que demandó en febrero de 2015.