Requirida la presencia de la Policía Municipal de Pamplona en el campo de fútbol Lezkairu.

15.05.2017 11:25

Ayer domingo fue necesaria la presencia de una patrulla de la Policía Municipal de Pamplona en el campo de fútbol del Soto Lezkairu para tranquilizar los ánimos entre dos aficiones y proteger al colegiado. 

El partido de Regional Preferente del Grupo Norte entre el C.D. Lezkairu y el filial del U.C.D. Burladés, registró mucha tensión ya que ambos conjuntos se estaban disputando el salvar la categoría y el árbitro señaló dos penaltis y expulsó a cuatro futbolistas, por lo que los ánimos del público se encendieron más de la cuenta.

Afortunadamente, el calentón no llegó a más, y no se registraron más altercados destacables.