Respeto "Golf vs Fútbol".

27.09.2010 22:45

En Desde La Banda - Fútbol Navarro, siempre en colaboración con Deporte Sin Insultos, os presentamos la siguiente reflexión por parte de D. Ángel Andrés Jiménez Bonillo, uno de los responsables de Deporte Sin Insultos (www.deportesininsultos.com):

Ha llegado a mis oídos una anécdota del mundo del golf que me resulta tan grande como triste. Durante una edición de la Ryder Cup (no sé cuál), un espectador llamó "gordo" al jugador Colin Montgomerie. Éste, sin perder la calma, replicó: "Esto no es un partido de fútbol. Aquí no lo necesitamos" (a usted, se entiende).
 
Es grande porque Colin Montgomerie mostró la seguridad de que en su deporte no caben (ni pueden caber) personas que no respetan. Educadamente, hizo saber al espectador que, con comportamientos así, no es bienvenido en el mundo del golf.
 
Pero para mí también es triste. En primer lugar, porque, muy a mi pesar, es comprensible que el señor Montgomerie utilizase el fútbol como deporte opuesto al golf en cuanto a respeto. En segundo lugar, porque en mi deporte (el balompié), desgraciadamente, las faltas de respeto parecen no escandalizar a casi nadie; como si fuesen una parte más del juego. No es frecuente que un profesional del fútbol se dirija a un espectador en términos parecidos a los del citado golfista. Y, cuando ello ocurre, siempre hay algún desalmado (y hasta muchos) que manifiesta que quien paga una entrada tiene derecho a decir lo que quiera. Menuda tontería. Y lo que es peor: menuda enfermedad social.
 
Ojalá pronto el fútbol sea, como el golf, un deporte en el que el respeto se conciba como lo primordial. Sería el momento en que a nadie se le ocurriría decir algo parecido a lo que Montgomerie le dijo al espectador. Eso sólo empezará a llegar cuando toda la familia del fútbol se decida, por fin, a reaccionar; sólo cuando sustituyamos nuestro silencio y nuestra pasividad por muestras evidentes de querer cambiar las cosas.
 
El dinero y los títulos no lo son todo. Si nos paramos a pensar, cuando no hay respeto, el deporte pierde su esencia y su sentido.