Un partido de 36.000 euros en multas.

05.03.2016 10:45

El encuentro entre el Club Atlético Osasuna y el Real Zaragoza S.A.D. disputado en estadio de El Sadar el pasado 21 de febrero, y que acabó con empate a un tanto en el marcador, podría saldarse con balacen de más de 36.000 euros en multas repartidas entre el club rojillo y dos de sus aficionados. Así cita el comunicado de prensa del Ministerio del Interior y Consejo Superior de Deportes:

La Comisión Permanente de la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte ha acordado proponer una sanción de 30.000 euros al Club Atlético Osasuna por favorecimiento al grupo radical y violento "Indar Gorri" al permitir que se introdujeran y depositaran en los asientos del Fondo Norte -con motivo de la celebración del partido C. Atlético Osasuna - Real Zaragoza SAD-, bolsas negras de basura con un folleto en la que protestaban por las recientes actuaciones policiales contra varios miembros de este grupo ultra en Pamplona.

Asimismo, la Comisión ha propuesto una serie de sanciones de las que, a continuación, se enumeran de entre las más importantes, las que afectan al club pamplonés: 

- Propuesta de sanción de 3.250 euros al C. Atlético Osasuna por deficiencias en las medidas de control de acceso y permanencia de espectadores al no impedir que, en el partido C. Atlético Osasuna - C.D. Lugo SAD, se introdujera una lata de cerveza con alcohol en el interior del estadio. 

- Propuesta de sanción de 3.001 euros y prohibición de acceso a los recintos deportivos por un período de seis meses a un aficionado identificado que, durante el partido C. Atlético Osasuna - Real Zaragoza SAD, increpó e insultó gravemente a los aficionados visitantes lo que provocó una alteración de la seguridad ciudadana en el interior del recinto deportivo. 

- Propuesta de sanción de 3.001 euros y prohibición de acceso a los recintos deportivos por un período de seis meses a un aficionado identificado que, en el partido C. Atlético Osasuna - Real Zaragoza SAD, trató de impedir una actuación policial en el interior de recinto deportivo interponiéndose entre los agentes, profiriendo graves insultos contra ellos e incluso agarrándoles del uniforme.