Continua la escalada de violencia en el fútbol navarro.

02.03.2012 10:00

Si ya la semana pasada aunciabamos un aumento significativo de la violencia en las últimas jornada (Noticia "Aumento de la violencia en el fútbol navarro"), esta semana parece ser que se ha seguido la tónica en nuestro fútbol.

La sanción más grave se ha dictaminado para el delegado del C.D. Ablitense, Miguel Alegría Enrique, quién ha sido sancionado con 5 meses (Art. 112), 2 semanas (Art. 126) y 3 partidos (Art. 125.C). El técnico intentó agredir al colegiado además de otras actitudes injuriosas durante el encuentro Ablitense - Corellano de 2ª Juvenil, en el cual fue necesaria la presencia de la Policía Foral.

Algunas otras sanciones también ha sido elevadas como el caso del jugador del C.A. Valtierrano "B" de 1ª Regional Carlos Hernández Samanes, con 5 meses de suspensión, los 10 partidos de sanción al técnico del 2ª Cadete del F.C. Bidezarra Luis Maya Armendáriz, o los 4 partidos por agresión a dos  jugadores cadetes del C.D. Lezkairu y C.D. Amigó o un jugador de 1ª Regional del C.D. Urbasa.

Banquillos sin entrenador.

La gran cantidad de técnicos y auxiliares que están siendo expulsados en estas últimas jornadas provocó una situación insólita en 3ª División. Ocurrió en el campo de futbol "Areta" de Huarte en el partido C.D. Huarte - C.D. Lourdes. Ninguno de los dos entrenadores estuvo en los banquillos dirigiendo a su equipo ya que ambos fueron expulsados en la anterior jornada. Patxi Ilundáin, entrenador del Huarte, fue expulsado junto con su encargado de material José Joaquín Catalán, después del partido contra el C.D. Pamplona, mientras que Javier Marín, técnico del club ribero, lo fue tras el encuentro ante el C.D. Idoya, también junto a su ayudante Francisco Quesada.