El Plan de Valores del deporte navarro: Delegado de valores en el terreno de juego.

21.01.2018 00:05

INTRODUCCIÓN

¿Quién es el “Delegado/a de valores en el terreno de juego”?

Según el nuevo Plan de Valores del deporte navarro, la persona delegada de valores en el terreno de juego desempeña una labor novedosa, cuyo objetivo es garantizar que valores como el respeto y la deportividad estén presentes en los encuentros deportivos. 

FUNCIONES DEL DELEGADO/A DE VALORES EN TERRENO DE JUEGO (DVTs)

El delegado o delegada de valores se encargará de supervisar los Juegos Deportivos de Navarra u otros programas, competiciones o eventos deportivos, en colaboración con el colectivo arbitral y los estamentos federativos, y desarrollando las siguientes funciones: 

1. Conocer el reglamento técnico y disciplinario del deporte que supervisen, y llevar el distintivo e indumentaria que permita identificar su labor durante el evento deportivo. 

2. Desarrollar los programas de prevención de la violencia que establezca su federación deportiva. 

3. Asistir a las competiciones que presenten un mayor riesgo de conflictividad, y supervisarlas utilizando habilidades sociales y estrategias de comunicación no violenta. 

4. Colaborar con el cuerpo arbitral y con el resto de adultos y responsables deportivos, para que todas las personas integrantes de los clubes presentes en el terreno de juego, así como el público asistente, se impliquen en una convivencia pacífica. 

5. Ayudar a los árbitros/as en la prevención y erradicación de cualquier tipo de violencia, tanto mediante iniciativas, consejos e indicaciones personales como solicitando, si fuera preciso, ayuda externa al INDJ, al teléfono de emergencias 112 o a las fuerzas de seguridad.

6. Detectar aquellos conflictos que no sean competencia de los árbitros/as, pero que se produzcan en torno a la propia competición, reflexionando con las personas implicadas, escuchándoles, pero también marcándoles los límites de la deportividad y el respeto de los valores del deporte. 

7. Colaborar en la prevención de posibles casos de acoso que se puedan sospechar, informando de las irregularidades que detecten al respecto, y conociendo el protocolo correspondiente. 

8. Enviar semanalmente las actas de los encuentros a la Oficina de Mediación Deportiva y comunicarle tanto los conflictos y casos de especial dificultad que se les presenten, como los casos de deportividad ejemplar. Todo ello sin perjuicio de otras comunicaciones o actuaciones que procedan, como la petición de ayuda externa mencionada en el anterior punto 4.

La labor de los/las delegados de valores es subsidiaria y de colaboración con el cuerpo arbitral y con los/las responsables deportivas, tanto para el buen desarrollo de las competiciones deportivas, como para la prevención de la violencia o maltrato que pueden estar presentes en los contextos deportivos. Se trata de una figura educativa y disuasoria de actos violentos, que promocionará y salvaguardará el buen trato, las buenas prácticas y los valores y dimensión educativa del deporte.

PROCEDIMIENTOS Y TAREAS

Serán las federaciones deportivas, con el visto bueno del INDJ, quienes designarán al comienzo de la temporada a los/las delegadas de valores en el terreno de juego (DVTs). Estas personas acreditarán una formación inicial idónea para desempeñar dicha labor y también realizarán los talleres específicos que se convocarán anualmente para ellas. Así mismo serán personas con un perfil o talante personal conciliador. Cada federación deportiva recibirá del INDJ los materiales identificativos (chaleco, carnet, indumentaria, documentación…) y los entregará a sus DVTs quienes serán convocados semanalmente, para acudir a los eventos o competiciones que requieran de delegado/a de valores (por ejemplo semifinales, finales, encuentros de gran rivalidad, sin arbitraje federado, etc…). La facturación de estos señalamientos dependerá de la cualificación de los DVTs correspondientes y no podrá ser de varios encuentros simultáneos.

TAREAS DE LOS DVTs

1. Los/las DVTs asistirán a los encuentros con 30 minutos de antelación; se informará de su presencia y funciones; llevarán su distintivo y acreditación, y contarán con una guía sobre sus funciones, un decálogo de buenas prácticas e información sobre las posibles consecuencias de una mala praxis o de comportamientos violentos de los diferentes participantes deportivos.

2. Durante el evento deportivo, los/las DVTs se aproximarán cuando consideren que se está gestando un conflicto, y cuando se observen comportamientos claramente antideportivos o agresivos entre el público. En esos casos podrán mostrar el decálogo de buenas prácticas, dialogar o escuchar a las personas implicadas, dar consejos constructivos y cordiales, y estudiar con el colegiado/a la viabilidad de la celebración del encuentro, o la oportunidad o conveniencia de pedir un refuerzo externo. 

3. Cada DVT tendrá en cuenta las indicaciones de la presente guía. Éstos son algunos ejemplos de la tipología de situaciones a detectar y en las que procederá la intervención y registro de las personas delegadas de valores.

4. Semanalmente, cada DVT enviará el “Acta DVT” del partido al INDJ, informándole de los conflictos o de las actuaciones de deportividad ejemplar.

5. “PUESTA EN ESCENA” del DVT. (Algunas pautas concretas que seguirá esta persona): 

  • Aceptar y asimilar el Documento-Guía y, en su caso, aportar alguna sugerencia al mismo. 
  • Desarrollar las funciones que se relacionan en el apartado 1 de este Documento-Guía, en los encuentros que se le asignen. 
  • Acudir una media hora antes al encuentro deportivo. 
  • Llevar su carnet, peto, y otros materiales de promoción de la campaña, para repartir entre el público, o para dejarlos en sus asientos al comienzo. 
  • Presentarse en la entrada de la instalación y, posteriormente, ante el cuerpo arbitral y ante los responsables técnicos de los equipos (si desconocen la figura, hacerles una breve descripción de sus funciones). 
  • Ofrecer su colaboración al árbitro/a del encuentro. 
  • Como norma general, moverse y/o acomodarse en las gradas en un lugar no discreto y que le permita observar bien el clima relacional entre el público. Tras finalizar el partido, quedarse unos 15 minutos en los alrededores del campo, observando cómo interactúa la gente, en especial si durante el encuentro ha habido conatos de agresividad. 
  • Despedirse del cuerpo arbitral y preguntarles cómo consideran que ha ido el encuentro y si desean que el acta del DVT refleje algún incidente para que el INDJ lo conozca. 
  • Los lunes o martes información final a la Federación y al INDJ mediante el acta DVT o, si ha habido incidentes importantes, llamando por teléfono lo antes posible.

La federación deportiva propiciará la difusión de la figura de delegado/a de valores, y la de responsable de deportividad de cada club, solicitando los nombres de éstos últimos cuando los clubes se inscriban en los JDN. Igualmente facilitará la colaboración entre estas 2 figuras. Además del trabajo que desempeñarán las personas delegadas en valores, cada federación deportiva podrá desarrollar otras propuestas o programas de impulso de los valores del deporte (como por ejemplo la aplicación del Registro de Evaluación de los Partidos de Fútbol/REPF).