Fermín Ezcurra, el presidente que cambió la historia del Club Atlético Osasuna.

07.03.2018 14:45

Hijo de Patricia y Millán, Fermín Ezcurra Esáin nació en Oricáin, Navarra, el 12 de septiembre de 1922 y fue el tercero de cinco hermanos. En Oricáin pasó buena parte de su infancia hasta que, con 13 años, se trasladó con su familia a vivir a Pamplona. Ezcurra comenzó sus estudios en la escuela municipal de su localidad natal, los cuales prosiguió en San Francisco y posteriormente en el Centro Mariano en la Escuela de Artes y Oficios. Enseguida ingresó como meritorio en la Caja de Ahorros Municipal de Pamplona, donde ejercía de recadero y completó su formación académica, especialmente en contabilidad. Corría el año 1937. Poco a poco, Ezcurra fue ascendiendo profesionalmente hasta que alcanzó la dirección de la entidad.

En 1971, el Club Atlético Osasuna Osasuna se dirigió a las dos entidades de crédito de Navarra, entre ellas la Caja de Ahorros Municipal en la que trabajaba Ezcurra, para solicitar un crédito. Ezcurra fue el encargado de realizar esa operación y una de las condiciones que pusieron sus superiores fue que entrase a la directiva del Club para velar por la estabilidad económica del mismo y por el cumplimiento de las obligaciones contraídas. Así es como se produjo la llegada a Osasuna de Fermín Ezcurra, con el equipo en Tercera División, un presupuesto de 20 millones de pesetas (120.000 euros) y una deuda de 60 millones (360.000 euros). A los pocos meses de su llegada dimitió el entonces presidente del Club, Emilio García Ganuza, por la delicada situación económica en la que se encontraba la entidad y él asumió las riendas.

Con Fermín Ezcurra ya al frente, Osasuna fue navegando entre Tercera y Segunda División hasta conseguir acabar con los problemas económicos que tenía el club. De su mano, de la de su inseparable amigo José Delfín Biurrun y de todos los directivos de aquella época, Osasuna fue saliendo a flote para escribir después las páginas más brillantes de su historia casi centenaria.

Regreso a Primera y construcción de Tajonar

1980 es sin duda un año inolvidable en la vida de Ezcurra. En la temporada 1979-1980, Osasuna consiguió el ascenso a Primera División, una categoría en la que no militaba desde 1963. Con un gran número de jugadores navarros y con la austeridad como seña de identidad, Ezcurra sentó las bases de un proyecto que terminó consolidándose en la máxima categoría durante 14 años.  Dos años después, en 1982, se inauguraban las instalaciones de Tajonar. Ezcurra y su junta directiva fueron mirando terrenos en diversas localizaciones para la construcción de la futura ciudad deportiva de Osasuna. Consultaron terrenos en Esquíroz, Noáin, Olaz y finalmente en Tajonar, donde en 1982 se acabaron inaugurando las actuales instalaciones del Club. Fue la Caja de Ahorros Municipal la que compró los terrenos por indicación de Ezcurra hasta que, seis años después, Osasuna pudo hacer frente a su coste y pagarlos. Nació así Tajonar, una de las mayores satisfacciones que tuvo en vida el expresidente Ezcurra y con ello el Torneo Interescolar de Tajonar.

Osasuna fue capaz, bajo su mandato, de estar en Primera División hasta la temporada 1993-1994, cuando descendió. En ese periodo el equipo logró clasificarse para disputar la Copa de la UEFA en 1985 por primera vez en su historia. Después llegó la segunda en 1991 y en la memoria quedan también momentos históricos como el 0-4 en el Santiago Bernabéu el 30 de diciembre de 1990 o el cuarto puesto de la temporada 90-91.

El presidente que evitó la conversión en SAD

Bajo su mandato, Osasuna evitó su conversión en Sociedad Anónima Deportiva debido al saneamiento de sus cuentas, siendo a partir de entonces uno de las cuatro entidades que mantienen su condición de club deportivo al igual que el Real Madrid Club de Fútbol, el Fútbol Club Barcelona y el Athletic Club de Bilbao. Logró también que la Liga de Fútbol Profesional financiase la ampliación del estadio de El Sadar con la construcción de la Tribuna Alta como compensación al haber recibido todos los demás clubes ayudas para su conversión en SAD y Osasuna no. Recibió además del Consejo Superior de Deportes la medalla al Mérito Deportivo.

En 1994 abandonó el cargo en una temporada en la que el equipo perdió la categoría y descendió a Segunda División después de casi 23 años al frente del principal club de fútbol de Navarra.  "Yo he hecho esto como un servicio a mi tierra. Jamás he pretendido nada", dijo en una entrevista en Diario de Navarra en abril de 1995.

Presidente de honor del C. A. Osasuna desde 1998

Fermín Ezcurra estuvo casado durante 55 años con Josefina Zubeldia Pascual, al que él llamaba Pepita, y que falleció en 2009. El fruto de su matrimonio fueron tres hijos: Francisco Javier, María José y Beatriz. Fue un hombre discreto, pero con grandes inquietudes. De hecho, fue presidente de la asociación ‘Los Amigos del Arte’ antes de dirigir la entidad rojilla. En 1998 fue nombrado oficialmente presidente de honor de Osasuna, cargo que ha ostentado hasta el día de su fallecimiento, y que fue aprobado anteriormente por la Asamblea de socios compromisarios.